Vente Joven

Voces de Libertad

¿Para qué vine? – Por Aimara Troya

En el último trimestre del año 2015 tuve la oportunidad de visitar distintos lugares del país,  cada uno con diferentes características geográficas pero igual belleza. Fue esto lo que me motivó a escribir este texto, inspirada por el sentimiento que me nace al presenciar los imponentes paisajes que llenan a Venezuela.

He observado que detrás de cada uno de estos paisajes están los rostros de quienes hacen de ellos su día a día;  desde playas a montañas, pasando por desiertos y páramos, en todos los lugares se consigue un sentimiento común de añoranza, mezclado con tristeza y decepción, en todos estos lugares el mensaje siempre es el mismo “Ya nada es como antes”. Todos tienen presente el vacío de lo que se perdió, vacío que lamentablemente  han llenado con miedo y desesperanza. Personalmente, me afecta el hecho de que todos, independientemente de la zona en que se encuentren, necesitan resguardarse temprano, acortando así tiempo valioso de sus vidas. Yo también comparto este sentimiento y es parte de todo lo que aviva en mí el deseo de trabajar por un verdadero cambio, por las vidas que llenan de vida estos lugares y por esas historias y tradiciones que nos enorgullecen.

Todo esto se deterioró y la esperanza de mejorar se desvaneció con la mala gestión de los que eran responsables de la administración del país, en las manos de la corrupción; por todo lo que ya conocemos y hablamos día a día, y que como sabemos no puede continuar. Entonces, me pregunto yo: ¿para qué vine? ¿Para qué estamos aquí? ¿Por qué Vente Venezuela? Es momento de sembrar y rescatar valores, sí, pero empezando por nosotros mismos, como individuos y luego como partido.

Reflexionar si somos consecuentes con nuestros principios e ideales, teniendo en claro si realmente coincidimos con los valores y la ideología que nos propone el partido, o si solo estamos en busca de un cargo, donde lo más importante es resaltar nuestro nombre sobre el trabajo que realizamos ¿en verdad es solo una foto, el renombre y el poder, lo que queremos alcanzar? O es hacer un trabajo genuino, que rescate el terreno perdido y nos haga avanzar hacia el país que soñamos, rescatando al individuo, al buen ciudadano. Es necesario superar la anti política generalizada que existe siendo el ejemplo de lo que predicamos, sabiendo que si queremos escalar posiciones para alcanzar determinado cargo público el renombre llegara solo, como consecuencia del trabajo que realicemos y del nivel de honestidad con que lo hagamos. ¿Es Vente Venezuela solo un puente para alcanzar el reconocimiento público? ¿O en verdad estamos de acuerdo con lo que se propone? Es cierto que todos, como individuos, tenemos nuestros propios intereses, nuestras propias aspiraciones y metas, pero es importante ser agradecidos y recordar de dónde venimos, siendo siempre consecuentes con lo que predicamos o terminaremos siendo más de lo mismo, unos hipócritas entre lo que decimos y hacemos.

Estamos en la necesidad de superar la mal llamada “viveza criolla” que más que viveza es un irrespeto y desconocimiento continuo de los derechos del otro.  Como ciudadanos libres que aspiramos ser debemos ser responsables al ejercer nuestra libertad, debemos dejar de ver esto como parte de nuestra idiosincrasia y plantearnos ser reconocidos por características que enaltezcan al venezolano, como por ejemplo su amabilidad y franqueza.  Mejorar esa visión que tienen de nosotros cuando traspasamos nuestras fronteras y que quienes nos visiten se lleven de nosotros la mejor impresión.

            En lo personal, yo vengo de ser un ejemplo más de la anti política, de pensar que los políticos son un montón de buenos para nada que solo se engordan sus bolsillos (los actuales más bien llegan al punto de obesidad) Sin embargo tendía a rescatar la política de los políticos, y desde hace un tiempo, con la frustración de no ver futuro y un poco más de madurez,  empecé a prestar atención a las nuevas propuestas que fueron apareciendo. Y si bien ya estaba teniendo este acercamiento, fue por lo que llamo “un golpe de suerte” que se me presentó la oportunidad de ser parte de esta propuesta, dándome cuenta de que formando parte de un todo, tengo más posibilidades de generar un cambio que actuando por cuenta propia.

Particularmente para Aimara Troya con 24 años de edad, mujer, prominentemente alta, agnóstica, gay, tatuada, civil, honesta y con tendencia al humor negro, resulta sumamente retador emprender una carrera política que conlleve a asumir un alto cargo y reconocimiento; sin embargo actualmente no es esto lo que me mueve. Mis ganas de trabajar, prepararme y mejorar están, una vez más, en estos paisajes. En transmitir a todos este amor y sentimiento de pertenencia; en dar a conocer la grandeza de nuestras tierras. Trabajar en la preparación de las personas que viven en estas zonas para que conserven y le vendan al resto del mundo tanta belleza, valorando la inmensidad de lo que tiene ante sí. Que mi esfuerzo sirva para conseguir un trabajo que me permita costearme todos estos viajes, que me permiten alejarme por unos días de lo cotidiano y respirar aire fresco. Mi estímulo también está en que mis sobrinos, y todos los niños que están por venir, incluyendo mis hijos, puedan tener un futuro lleno de posibilidades, dejando atrás el  mundo de las colas, escasez e inseguridad. Que no tengan que disminuir las horas de sus días, solo porque las calles dejan de ser seguras al caer la noche. La única forma de que todo esto no resulte una simple utopía es sembrando desde ya y reconociendo en nosotros mismos el compromiso que tenemos con los valores. ¿En verdad somos consecuentes con lo que pregonamos? ¿O en la primera oportunidad que tenemos para sacar ventaja la aprovechamos? Seamos un agente de cambio y no nos convirtamos en lo que criticamos. Y sí, seamos autocríticos, revisemos nuestras acciones.

Eventualmente puede que me decida por hacer carrera política, pero mientras que eso sucede, quiero apoyar y trabajar de la mano con esas personas que pregonen y mantengan estos principios, aplicando la ética y la honestidad, por lo que hoy les pregunto ¿son ustedes esas personas? ¿Somos nosotros los responsables de recuperar al país? Vamos a preguntarnos cada uno, ¿Para qué vine?.

Twitter: @troyagaa

Tagged , ,

Compártelo en las Redes Sociales

Comments Closed