Vente Joven

Voces de Libertad

¡No esperemos más! – Por Leonel Colina

Algunos consideran a la polarización –que ha alcanzado todos los niveles de la población venezolana, incluso a los jóvenes- como el mayor de nuestros problemas, yo me atrevo a diferir: creo que como sociedad, nuestro mayor problema  es la estigmatización.Si algo hemos aprendido de todo este proceso de destrucción que ha atravesado Venezuela los últimos años, es que no todo es lo que parece, y más importante aún: no todo es lo que esperamos que sea.

Es que el mundo se ve diferente dependiendo de qué lado del semáforo te encuentres; si estás esperando a cruzar la calle, como peatón, si estás esperando que la luz cambie a verde para arrancar o si estás tratando de evitar la luz roja aprovechando al máximo la amarilla; el peatón por ejemplo, espera que el conductor no le de paso, está seguro de que va a acelerar y decide esperar para cruzar, aun cuando podía hacerlo. Si vas manejando tu vehículo o caminando por una acera, y coincides con un motorizado, lo último que esperarías es que éste te desee los buenos días.

Nos hemos convertido en ciudadanos que esperan y hemos crecido además rodeados de gente que espera de nosotros. Esperamos qué van a hacer o decir otros para nosotros responder, esperamos que alguien dé el primer paso para seguirlo, esperamos que aquellos que piensan distinto a nosotros siempre ataquen y que sea imposible llegar a puntos de encuentro, esperamos que todos nos entiendan sin tomarnos el tiempo ni siquiera de hacernos entender. Como jóvenes y como venezolanos siempre estamos a la espera de algo, a veces sin darnos cuenta.

Esto me lleva a reflexionar aquella frase de que “el país espera de ti”; y no, el país no espera nada, el país no tiene cuerpo ni cerebro, el país no siente por sí solo ni actúa para condenarnos o premiarnos: el país es lo que yo haga de él, y será lo que yo haya dejado hecho, sólo entonces podre decir que es mío, que es mí país. Yo me cansé de esperar, ya no espero más nada del país, ni espero  nada de ningún venezolano; yo decido ser el primero en dar los buenos días, decido dar paso en el semáforo, decido pedir disculpas si me equivoco, y decido no quedarme inmóvil frente a la devastadora situación a la que han llevado a mi Venezuela, mía; decido exponerme al riesgo de enfrentar a una dictadura y decido defender aquello en lo que creo en cada espacio donde me encuentre, decido rodearme de personas que quieran un país suyo, el cual recuperar y reconstruir, donde dejar impregnada toda la ciudadanía que hemos cultivado en esta lucha de años en la que muchos decidieron rendirse; yo decido no claudicar, decido ser joven y ser venezolano, asumo ese compromiso con sus riesgos; decido lograr la incorporación de cada vez más ciudadanos dispuestos a construir una Venezuela Libre, no espero ni necesito que piensen igual que yo, planifico enriquecerme de la diversidad, crecer con el aporte de cada uno y quizás un día, alguien me de los buenos días primero.

Lo único que espero es que no se estigmatice a un ciudadano más usando como excusa la polarización,espero que más nadie espere más. A los jóvenes, de todas las edades: ¡Feliz Día!

Twitter: @LeonelColina

 

Tagged , , , ,

Compártelo en las Redes Sociales

Comments Closed