Vente Joven

Voces de Libertad

La crisis de antes y la de ahora – Por Ibrahim Martínez

Algunos historiadores e intelectuales han señalado en comparación con la situación actual el período de La Guerra Federal (1859 – 1863) como antecedente de la etapa de mayor crisis económica, política y social en la historia, pero Venezuela hoy por hoy como nación, como Estado, como república, como país, en fin… ni en la etapa que señalamos los venezolanos vivimos una crisis como la actual. Y no hablamos solo de grandes problemas, sino de problemas muy complejos, estructurales y multidimensionales, problemas tan complejos que desde cualquier punto de vista, que desde cualquier óptica parecen no tener solución, sin embargo los antecedentes a esta realidad económica, política y social nos llevaran a un mejor y más amplio entendimiento, a un diagnostico  claro y conciso de lo que hay y a la mejor de las soluciones que pueda haber.

Breve incidencia histórica

En primer lugar y sobre todo desde el inicio de  la era democrática en Venezuela, el Estado y sus poderes públicos han tenido más que un importante papel una enorme presencia en los asuntos societales. Este proceso que tuvo su inicio en octubre de 1.945 genero la consolidación hasta 1.999 del Estado plural y democrático centralizado de derecho y de justicia. Dejando de lado la irrupción de la dictadura (1948 – 1958) El Estado y sus instituciones con el paso del tiempo y dejando de lado también los interminables calificativos peyorativos han sido parte del problema, sobre todo si se tiene en cuenta como factor principal el esquema político imperante en el poder en ciertos términos y mucho más en lo económico. Un simple dato de ello fue la mal conformada descentralización político-administrativa en el marco del orden jurídico que impero desde 1.961 siendo la cúspide de este factor por ejemplo la elección discrecional de autoridades regionales por parte del gobierno central hasta que se pudo conformar después de más de 20 años de democracia la COPRE (Comisión Presidencial Para la Reforma del Estado). A partir de la COPRE se pudieron dar grandes avances aunque de manera tardía pues ya el daño estaba hecho y el Estado todo poderoso triunfo sobre el proceso político que promovió reformas en el marco del Estado mínimo que buscaba darle oxigeno a la nación petrolera de aquel entonces agobiada por elementos que señalaremos a continuación.

En segundo lugar tenemos la denominada “partidocracia” en el marco del desempeño, del papel y del rol de quienes ejercieron el poder en las instituciones del Estado. Dicha arista fue un problema que surgió a raíz de la concentración de poder por parte de los Partidos Políticos más exitosos del denominado “Pacto de Punto Fijo” (Acción Democrática y COPEI) siendo estos actores claves para la conformación de autoridades a nivel nacional como lo eran “gobernadores”, “alcaldes”, “jefes civiles”, entre otros, pero este punto no es un mero justificativo para achacar culpas al desempeño de los Partidos Políticos cuando fueron gobiernos de turno, sino un ejemplo de las limitantes en el desempeño gubernamental a causa del centralismo del poder que generó en muchos casos una burocracia acompañada de innumerables casos corrupción, entre otras fallas que dan cuenta de una crisis política que viene desde mucho antes como hemos señalado y que en este periodo (1.999 – 20.16) se ha acentuado con mayor fuerza gracias a la destrucción del sistema político-democrático.

La situación actual

Al sol de hoy los “problemas” por así decirlo en la sociedad venezolana superan cualquier calificativo, partiendo del hecho de que un Estado-nación en el mundo actual sin libertad y sin democracia y con las características particulares que ha generado el régimen actual en Venezuela (“hibridocracia” denominación de ciertos especialistas) es algo inconcebible, ya que la destrucción del sistema político-democrático durante 17 años continuos, las crisis continuadas en los ámbitos más importantes de la sociedad (político, económico, ético, moral y cultural) son aspectos que trascienden problemas comunes y recurrentes de la mayoría de los países occidentales, en conclusión la “oclocracia” sería quizás el termino más apropiado para denominar  a este sistema político que ha degenerado la democracia.

La economía es la base de la sociedad, es el patrón que puede llegar a generar conductas, actitudes, decisiones, comportamientos, un sinfín de elementos en la ciudadanía, elementos comunes y no comunes. Es por esto que en el gobierno la petro-renta manejada absolutamente desde 1.975 ha sido el principal catalizador de la identidad política y cultural que ha moldeado la ciudadanía a tal punto que la crisis que se desata entre 1.989 y 1.992 con los sucesos más relevantes como lo fueron “el caracazo” y las intentonas de golpe de estado del “4F” y “27N” tienen como principal impulso la precaria situación en términos de bienestar económico, siendo la actual una situación inmensamente peor pero con algunos elementos coincidentes como lo es el alto costo de la vida, la inflación, la inseguridad las fallas en servicios públicos, etc. Aspectos que conjugan lo económico, lo político, lo social en el marco de la crisis.

La situación actual de desabastecimiento y de inflación que han generado los controles monetarios y de precios, la destrucción del aparato productivo el aumento de la dependencia petrolera y demás asuntos que componen la crisis actual ni en el peor de los casos de la era democrática se acerca a lo que se vive hoy por hoy, al punto de que Lorenzo Mendoza Presidente de Empresas Polar sea considerado como un ladrón, así mismo ladrón, por Nicolás Maduro y a su vez el régimen que el mismo Maduro dirige a malversado un millón de millones de dólares sin antes olvidar el hecho suscitado en la cárcel de Margarita y los “honores de Estado” que se le rindieron al ex-pran alias “el conejo”, pues de esta magnitud es la crisis delincuencial y criminal en Venezuela sin dejar de lado otros factores como el aumento constante de las cifras de homicidios, secuestros, robos, etc. De igual gravedad se encuentra la crisis en el sector salud que deja a la comunidad internacional atónita ante la magnitud de la misma, ante el nivel de nuevas enfermedad que se han propagado en años recientes (Chikungunya, Zika, Guillan Barré) y el resurgimiento de enfermedades que habían sido erradicadas años atrás como la malaria entre otras. Aunado a esto la escasez de medicamentos, la poca prevención, el deterioro de los hospitales, la fuga de profesionales de la salud, entre otros elementos hace de esta situación una verdadera tragedia, algo impensable para muchos y un verdadero coctel molotov si se tiene en cuenta que al mismo tiempo que se desata esta crisis en el sector salud ocurre en lo económico y en lo político.

Los datos

La magnitud de la crisis es tal que el reciente estudio de opinión de Hinterlaces una encuestadora pro-gobierno señala los escalofriantes datos que presentaremos a continuación: el 76% de los venezolanos considera que el problema deldesabastecimiento de alimentos está empeorando y en relación  aldesabastecimiento de artículos de cuidado personal  un 85% dijo que está empeorando. Respecto al alto costo de la vida, 86% de las personas entrevistadas dijeron que este problema está empeorando y en materia de inseguridad, 88% de los entrevistados apuntó que el problema está empeorando.

Conclusiones

El consenso político actual en el seno de la oposición venezolana y en un sector del oficialismo parece estar centrado en cual es el método constitucional para sacar a Maduro del poder, bien sea vía referéndum revocatorio, constituyente, enmienda constitucional para recortar el periodo presidencial o la más simple de todas, la renuncia, pero a excepción de la renuncia las otras alternativas tienen que ejecutarse en un periodo de un año a año y medio, periodo que se vislumbra como eterno teniendo en consideración la magnitud de la crisis y sobre todo los efectos colaterales que se desarrollan en paralelo a  la permanencia del régimen en el poder siendo el deterioro económico, político y social cada vez más grande aunque el mismo parezca no tener fin impera la necesidad de detenerlo con una simple renuncia.

Twitter: @IbrahimUCV

Tagged , , , ,

Compártelo en las Redes Sociales

Comments Closed