Vente Joven

Voces de Libertad

JóvitoVillalba, ayer y hoy – Por Rafael Arocha

Nueva Esparta ha sidola cuna de no pocos venezolanos insignes y luchadores por la libertad. Santiago Mariño, Juan Bautista Arismendi, Luisa Cáceres de Arismendi, y el no tan distante de nosotros: Jóvito Villalba. Pocos hablan de él, de su liderazgo, y de los logros que a través de su impecable oratoria pudo obtener. Jóvito fue un hombre de vocería y discursos contundentes, quien a través de la palabra logró posicionar tanto su nombre como el de Pampatar en lo más alto de la lucha por la libertad y la democracia. Fue uno de los políticos más acertados en su discursoporque era preciso, decía lo que tenía que decir sin tantos adjetivos ni calificativos. Jóvitoincluso llegó a decir “Venezuela es el único país del mundo donde hay gente que pronuncia discursos de 3 horas y necios idiotas que los escuchan”, frase que hoy en día sigue vigente.

            El socialismo del siglo XXI tiene sus bases en el discurso, en el mero discurso y la retórica, y no claramente en los resultados de una buena gestión. Hoy Venezuela vive una de sus peores crisis, viéndonos rebasadospor la crisis económica, sanitaria, eléctrica y hasta humanitaria. Nicolás Maduro heredó no solo un proyecto político y económico mediocre y vil, sino las malas costumbres de un mentor que instauró una hegemonía comunicacional en nuestro país.

¿Qué pensaríaJóvito Villalba, luego de decir que lo “normal” es un discurso entre quince y treinta minutos, al saber que Maduro cerro el 2015 con 499 horas de transmisiones en cadena de radio y televisión desde que asumió la presidencia en 2013? ¿Qué pensaríaJóvito Villalba si supiera que Nicolás Maduro se ha encadenado más que su predecesor? Cifras que hoy en día se traducen en tantas horas de un dominio total de las comunicaciones, un síntoma claro de abuso de poder. Vale la pena acotar: de lo que va de año, Maduro ya alcanzó las 500 horas de transmisión en cadena nacional¡Todo un logro para la revolución!

            En otra oportunidad Jóvito llegó a decir, el 26 de enero de 1958 que “Pérez Jiménez es y tiene que ser el último de los tiranos-militares de Venezuela”. Jóvito se equivocó, Pérez Jiménez no fue el último tirano-militar. Venezuela en pleno apogeo del siglo XXI está hundida en el militarismo y en la tiranía construida por el afán ideologicode corruptos que mediante el saqueo y la intimidación lograron destruir la democracia y estabilidad por la que Jóvitotrabajó.

Debemos reconocer de Jóvito su incansable lucha por la libertad de Venezuela, porque  ese sentimiento libertario es un sentimiento neoespartano, de sus raíces y familia. Desde Pampatar hasta San Francisco de Macanao se vive y se respira las ganas de impulsar nuestro estado, y nuestro país. Jóvito pudo haber estado distanciado en un momento determinado de Margarita, pero su espíritu de lucha se quedó en esta tierra para invitarnos a conquistar la democracia en Venezuela. Que no queden los ideales en el discurso, si queremos liderar la transición a la democracia en Venezuela debemos llevar las palabras a la acción, del compromiso a la ejecución.

Twitter: @Arochap

 

Tagged , , ,

Compártelo en las Redes Sociales

Comments Closed